lunes, 14 de noviembre de 2016

ORIGEN E HISTORIA DE LAS ALFOMBRAS DE FLORES (INFIORATAS) DE LA OROTAVA



PINCHAR AQUÍ PARA ACCEDER A UNA VERSIÓN RESUMIDA DEL DOCUMENTO


DOCUMENTO MÁS EXTENSO:

LAS ALFOMBRAS DE FLORES (INFIORATAS)
 DE LA VILLA DE LA OROTAVA

1)   ¿Cuál es el origen de las alfombres de flores con motivo de la celebración de la Octava del Corpus Christi de La Orotava? Las guerras napoleónicas y la posterior Restauración en varios países de Europa, ¿fueron el revulsivo para su expansión internacional desde Los Estados Pontificios?. 

El origen de las alfombras de flores en La Orotava es claramente italiano,  consistiendo la primera de ellas en un dibujo geométrico de estilo italiano barroco. En 1901 una de las personas artífices de esta primera alfombra de flores, María del Pilar Monteverde, a la edad de 78 años y al ser entrevistada para un artículo de la revista "La Orotava", apuntó que la primera alfombra de flores artística fue en el año 1847, representando una estrella - reproducida de un dibujo - y utilizando una brillante combinación de colores. Examinando el boceto original que se conserva de la alfombra de flores de 1847, que se expondrá a continuación, definir su forma como una estrella quizás no fuera lo más preciso, aunque ciertamente sí que presentaba una brillante combinación de colores.  María del Pilar Monteverde, en dicha entrevista, cita una alfombra en el año de 1846, pero claramente se refiere a ella como un trabajo floral sumamente sencillo.
La primera alfombra de flores artística orotavense se data tradicionalmente en el año 1847, aunque en las primeras fuentes documentales se hace mención a los años de 1846 e incluso de 1844 como los del comienzo de la costumbre. Quizás sea porque se consideró, posteriormente, que no alcanzaron hasta 1847 el nivel artístico de auténticas alfombras de flores. Los primeros tapices entre 1844 y 1846 serían más bien, según este criterio, sencillas ofrendas florales realizadas con moldes de arcos de pipas, que se rellenaban con pétalos de flores (rosas y geranios).  También es significativo que, en el citado boceto original, aparece escrito - seguramente añadido este texto en años posteriores - que esa de 1847 fue la primera alfombra de flores. 

Extracto del artículo de 1901 en la revista "La Orotava", de la entrevista realizada a María del Pilar Monteverde por Antonio de Lugo-Viña y Massieu:




    Boceto orginal del diseño de la alfombra de flores de 1847 en La Orotava, documento cuyo original se encuentra en el archivo de la Casa de Monteverde. Copia cedida a este blog por Isidro de León Domínguez. En el texto del documento si nos fijamos bien se puede leer:

    "Esta, como todas las alfombras que se hacen delante de la Casa de Monteverde, son adornadas con pétalos de flores por las mismas Señoras y Caballeros de ella, 4 ô 5 personas, que emplean de 5 a 6 horas para concluirla. 
    Hecha por? María Teresa de Monteverde, y tendría de largo 3,50 x 2,50
    En esta primera alfombra (1847) lo oscuro no son flores, son las piedras de la calle"

Otro enlace que abunda en este asunto con otro enfoque, propio del autor: Origen e Historia de las alfombras de La Orotava según José Manuel Rodríguez Maza

      La tradición de las decoraciones con flores nació en Roma en la primera mitad del siglo XVII como una expresión de la llamada fiesta de las flores. Se cree que la tradición de la creación de imágenes usando flores nació en la basílica de El Vaticano en junio de 1625, con motivo de la fiesta de los santos Pedro y Pablo , patronos de Roma. 

Pinchar aquí para ver libro italiano de 1638 sobre el uso barroco de las flores y ciertas referencias a los primeros tapices florales. Ver página 423

Según algunas fuentes, la tradición barroca de decoraciones en tapices florales sería luego adoptada en la ubicación de los Castelli Romani (en las afueras de Roma), probablemente debido a los estrechos vínculos de esta zona con el responsable principal de las fiestas barrocas en Roma. Además, en esta región de los Castelli Romani se encontraba la residencia de verano del Papa. En Roma ciudad la costumbre de las “infioratas” desaparecería al final del siglo XVII ; mientras que en los Castelli Romani todavía continuaría a partir del siglo XVIII , según quedó registrado en un manuscrito anónimo de 1824 que se conserva en la  Biblioteca Nacional Central de Roma.
  Una cronología resumida del origen y una primera expansión  por los Estados Pontificios de las “infioratas” italianas, o exhibiciones florales en forma de alfombras con motivo del Corpus Christi podría ser la siguiente:
-   Primera mitad del siglo XVII: Primera exhibición floral en la fiesta del Corpus Christi en el área de Colli Albali, en la ciudad de ROMA
-   1743-1760: Primera exhibición floral (o infiorata) en la fiesta del Corpus Christi en la localidad de GERANO, provincia de Roma, región de Lacio (en aquella época dentro de los Estados Pontificios). Según sus organizadores es la infiorata más antigua de Italia. La tradición en esta localidad sostiene que la costumbre la trajo el sacerdote geranés Giuseppe Lelli, arquéologo y amante del arte, que frecuentaba mucho El Vaticano.Pinchar aquí para ver página acerca del origen de las alfombras de flores en GERANO
-   1778: Primera exhibición floral en la fiesta del Corpus Christi en la localidad de GENZANO, provincia de Roma, región de Lacio (en aquella época dentro de los Estados Pontificios). https://it.wikipedia.org/wiki/Infiorata_di_Genzano
-   1782: Primera vez que una alfombra de flores con motivo del Corpus Christi cubre toda una calle de GENZANO con diseños variados. Fue cuando se aprobó que las alfombras se podían hacer en común, ocupando todo el centro de la calle,  no como hasta entonces, pequeñas y frente a cada casa ejecutándose individualmente. Este año marca el nacimiento del auténtico festival de alfombras de flores, de colores brillantes que representan imágenes religiosas que se alternan con motivos decorativos. El conjunto de pétalos de rosa esparcidos a granel se convierte en alfombras de flores que esbozan verdaderas obra de arte.
-   1789: Se realiza una infiorata especial en GERANO en homenaje al cardenal Giovanni Angelo Braschi, devoto de la Madona del Cuore (la virgen centenaria de Gerano), que se había convertido en el Papa Pío VI.
-   1800 - Un festival de la flor solemne se realiza en GENZANO para celebrar al nuevo pontífice: el Papa Pío VII.
-   1815: Primera fiesta floral en BOLSENA, pequeña localidad al borde del lago de Bolsena (el quinto mayor lago de Italia y el mayor de origen volcánico de Europa), en la provincia de Viterba (región de Lacio), en el centro de Italia, al norte de Roma, y perteneciente también en aquella época a los Estados Pontificios. En la octava de la fiesta del Corpus Christi la solemne procesión pasó en aquel primer año por encima de un camino alfombrado con flores. Práctica devocional que, entonces, ante tamaña manifestación de fe, sirvió como recurso para contrastar la intención de prohibirla por parte de los franceses que dominaban la zona. Allí precisamente en Bolsena tuvo lugar el llamado “milagro eucarístico”, acaecido en 1263 en la Basilica de Santa Cristina, dando origen a la fiesta solemne del Corpus Christi, que el Papa Urbano IV promulgó. Cerca de Bolsena está la localidad de Sutri, donde la tradición data también del siglo XIX 
(Pinchar aquí para ver enlace acerca de las infioratas de Bolsena)
(Pinchar aquí para ver enlace acerca de las infiorata de Sutri)


1814-1815: Spycimierz, a 3 km de Uniejow, en aquella época dentro del Ducado de Varsovia (1807-1815), en la actual Polonia !!!!!!. Una decoración similar se formó en Skęczniewie, una localidad cercana. Seguramente se implantó la tradición recién terminadas las guerras napoleónicas. Aunque la leyenda local cuenta, sin referencias documentales, que "Napoleón pasó cerca Spycimierz y la gente quería verter su camino con flores. Con el tiempo el gobernante eligió un camino diferente pero los residentes han seguido poniendo alfombras de flores para el Señor Dios".
       El Ducado de Varsovia fue creado oficialmente por Napoleón Bonaparte en 1807 para restablecer el Estado polaco, como parte del Tratado de Tilsit con Prusia. El nuevo Estado (re)creado era formalmente un ducado independiente, aliado de Francia, en unión personal con el Reino de Sajonia. Napoleón fue derrotado en 1813 por Rusia, que intentó apoderarse del ducado, pero el Congreso de Viena repartió el territorio entre las potencias vencedoras.


-   1817: El pintor Antoine-Jean-Baptiste Thomas pinta su cuadro del festival de alfombras de flores de GENZANO.




- 1820-1871: Vila do Conde (en las afueras de Oporto, Portugal), donde se celebra actualmente cada cuatro años. Un historiador italiano, Francesco Dionisi en 1976 escribió un artículo en el periódica “La Squilla” que creía que la costumbre allí había sido tomada en 1820 por el embajador portugués en Roma Pedro de Melo Breyner (1751-1830), que la había visto en Genzano. Pero las fuentes documentales locales consultadas hasta ahora (por internet) sólo hablan del comienzo de la costumbre en 1871, cuando se cita como primer año en que es organizada por la Cámara de Vila do Conde. En Sardoal, en el centro de Portugal, las capillas adornadas son uno de los "signos" más importantes de las celebraciones en la Semana de Pascua en Sardoal, en el centro de Portugal. Entre el Jueves Santo y el Domingo de Pascua, el suelo de las capillas e iglesias de Sardoal se adornan con alfombras hechas sobre la base de pétalos de flores y vegetales naturales. Los motivos de los dibujos, que representan a la corte, son de rara belleza y devoción. Esta es una tradición única de participación popular que se cree que es único en el país y se remonta a tiempos muy antiguos. Se sabe que ya existía en el siglo XIX, cuando alcanzó momentos de gran esplendor. Desde Portugal la costumbre se extendió a Brasil, que es actualmente el segundo país en la costumbre de alfombrar sus calles, tras Italia, aunque hoy en día ya no son realizadas con flores. En algunas fuentes brasileñas indican a las islas Azores (islas de las flores) como el origen de la costumbre portuguesa, pero sin más justificación. Brasil se independizó en 1823 luego quizás se podría pensar por ello que ya existían en Portugal antes de esa fecha, aunque por desgracia casi no ha quedado prácticamente rastro documental hoy en día. 
Pedro de Melo Breyner

-   1821: El pintor Johann Antón Rambaux pinta una acuarela de 548x841 mm sobre el festival de alfombras de flores de GENZANO. Expuesto actualmente en el Graphische Sammlung Hessisches Landesmuseum de Darmstadt, localidad en las afueras de Francfort-Alemania.

-   1822: Massimo d'Azeglio describe el festival de la flor de GENZANO en el libro "Mis recuerdos"
-   1824: Un autor anónimo, casi con total seguridad oriundo de Genzano, escribe la "Historia del origen dell'Infiorata". El manuscrito, que se conserva en la "Biblioteca Nazionale Centrale" de Roma, es la evidencia más antigua y fiable de la historia de las Infioratas.
-   1826: El pintor Luigi Rossini pinta un grabado sobre el festival de flores de GENZANO.
-   1826: Primera infiorata de Corpus Christi en CANNARA, localidad de la Provincia de Perusa-Perugía (región de Umbría, perteneciente a los Estados Pontificios), a los pies de Asís (conocida por ser donde nacieron San Francisco, patrón de Italia, y Santa Clara). Desde entonces es la segunda fiesta más importante de esta localidad, después de la fiesta de la cebolla.
-   1827: Antonio Colarieti compone el poema "Viaje all'Infiorata Genzano."
- 1831: Primera alfombra de flores de Corpus Christi en SPELLO, localidad de la Provincia de Perusa-Perugia (región de Umbría, perteneciente a los Estados Pontificios). Los tapices floreales, que hoy en día alcanzan una totalidad de 1500 mts, se realizan utilizando flores naturales y frescas que ellos mismos recogen de los prados lindantes. En 1961 comienza la Fiesta de la Flor con patrones geométricos y una parte central figurativa con símbolos relacionados exclusivamente con el Corpus Christi.                      https://it.wikipedia.org/wiki/Infiorate_di_Spello
- 1834: El famoso escritor danés Hans Christian Andersen (autor del cuento “El Patito Feo”) visita la exhibición floral de GENZANO y la cita en su cuento “El Improvisador”.
- 1841: El afamado bailarían y coreógrafo danés Auguste Bourneville visita el festival de flores de GENZANO y en 1858? estrena con gran éxito en Copenhague el ballet “Festival de Flores en Genzano”.
- 1843: La Fiesta de la Flor de GENZANO se dedica al Papa Gregorio XVI, que visita Genzano.
- 1845: El festival de flores de GENZANO se interrumpe hasta 1864. También se interrumpió de 1909 a 1922, de 1932 a 1934 y de 1940 a 1945.

      En la Italia actual es tradición que Gerano es la infiorata más antigua, Genzano es la más importante y Genazzano es la más grande (aunque esta última, más tardía y que data de 1883, no se celebra con motivo del Corpus Christi). Las tres se encuentran en las afueras de la ciudad de Roma.

Con anterioridad a 1840 sólo he encontrado referencias de la existencia de dicha costumbre en varias localidades de los Estados Pontificios, en el Ducado de Varsovia (integrado luego en la actual Polonia) y quizás en Portugal. En Los Estados Pontificios ya existía en tres localidades en la región de Lacio (Gerano y Genzano, en la provincia de Roma, y Bolsena, en la provincia de Viterbo) y en otras dos en la región de Umbría (Spello y Cannara, ambas en la provincia de Perusa; Perugia en italiano).
En el Ducado de Varsovia, como ya se explicó, se debió seguramente a movimientos de personas,originados por las guerras napoleónicas, que debieron traer la costumbre desde los Estados Pontificios a comienzos del siglo XIX, una vez que fueron expulsados los franceses. Estos querían precisamente prohibir el Corpus Christi, implantándose más tarde las alfombras de flores como una reafirmación de la celebración, tal y como afirman algunas fuentes locales al respecto de la costumbre en la localidad de Bolsena.
Los Estados Pontificios fueron los territorios en la península itálica bajo la autoridad temporal del Papa, desde el año 751 hasta 1870 (unificación de Italia). En su máxima extensión, cubrieron las regiones italianas modernas de Lacio, Las Marcas, Umbría y Emilia-Romaña. Ahí parece estar por tanto el origen de la costumbre, en Los Estados Pontificios, aunque otros lugares pudieron servir de "puente" para posteriores divulgaciones a lo largo del siglo XIX, como se verá más adelante.

        
ANTECEDENTES HISTÓRICOS A LA EXPANSIÓN INTERNACIONAL DE LA COSTUMBRE DE LAS INFIORATA.
LA ILUSTRACIÓN, LAS GUERRAS NAPOLEÓNICAS Y LA RESTAURACIÓN. 
         
     El final del siglo XVIII fue un periodo de reformas políticas, económicas, intelectuales y culturales,. Tuvo lugar la Ilustración, pero también un temprano romanticismo, que llega a su máximo esplendor con la Revolución francesa. En el ideario de dicha revolución, la libertad del individuo y la nación se imponen contra el privilegio y las costumbres.
      En lo que se refiere a la celebración del Corpus Christi, con la Ilustración empezó a cambiar (había llegado a su máximo esplendor a finales del siglo XVIII, conservando hasta entonces la mayoría de las manifestaciones heredadas de la Edad Media), al ponerse en tela de juicio el valor didáctico-religioso de varios de sus actos y figuras. En Francia, por ejemplo, una de las primeras tarascas que desapareció fue la de San Lupo, al prohibirse su figura indecente en 1728. Las mismas ideas también se van difundiendo por España, siendo cada vez más los eclesiásticos que no estaban de acuerdo con estas manifestaciones propias (aunque no exclusivas) del Corpus. La mejor prueba la tenemos en que la Real Cédula de Carlos III, de 20 de febrero de 1777, en la cual el monarca ordena que en adelante quedaban prohibidos los Disciplinantes, Empalados y otros Espectáculos en las Procesiones de Semana Santa, Cruz de Mayo, Rogativas y otras; los bailes en las Iglesias, sus Atrios y Cementerios; .... Se discutió si se incluían o no las figuras, en particular la tarasca (figura de serpiente monstruosa), por lo que hubo que dictar otra real cédula en el mes de julio de 1780, en la que consta expresamente la prohibición de las danzas y gigantes en iglesias, procesiones y demás funciones eclesiásticas, ordenando cesen tales prácticas. La procesión del Corpus Christi fue perdiendo su antigua importancia, convirtiéndose en una de tantas. En la época de la Restauración, algunas de las viejas manifestaciones gremiales volvieron a resurgir, llegando hasta nuestros días, y se incorporaron otras nuevas más acordes a la nuevas sensibilidades. En este grupo entrarían las alfombras de flores.
         El Romanticismo fue una reacción contra el espíritu racional y crítico de la Ilustración y del Clasicismo. Los románticos amaban la naturaleza frente a la civilización como símbolo de todo lo verdadero y genuino. Los años de 1820 a 1850 son los de mayor plenitud de la expresión romántica en la pintura. 
            En el terreno de la Botánica, el final del siglo XVIII y comienzos del XIX, fueron la época de las grandes expediciones al Nuevo Mundo y a territorios poco conocidos, incrementándose notablemente la cantidad de ejemplares en los herbarios europeos. La botánica de los territorios exóticos estaba de moda. Fruto de esta visión mundial y de los viajes del naturalista y geógrafo Alexander von Humboldt (1769-1859) es el nacimiento en 1805 de una nueva ciencia: la fitogeografía o geobotánica. 
           En Tenerife, el Jardín de Aclimatación o Jardín Botánico de La Orotava tuvo su origen en una orden de 1788 del rey Carlos III, por la cual los científicos recolectores en las colonias españolas del Nuevo Mundo debían de reunir plantas exóticas para este jardín y, después de un periodo de aclimatación, posteriormente trasladarlas a los jardines reales de Madrid y Aranjuez. Sin embargo, la construcción y desarrollo del Jardín fueron aprobados por su sucesor Carlos IV en enero de 1791, ante la muerte de Carlos III ese mismo año de 1788. El Jardín de Aclimatación de La Orotava era pues el segundo jardín botánico de España, tras el Real Jardín Botánico de Madrid (en su localización actual), que había sido fundado en 1781. Ambos fueron fruto de las actividades desarrolladas bajo el reinado de Carlos III, durante la llamada Ilustración o Siglo de las Luces. En las décadas siguientes El Jardín Botánico de La Orotava recibió muchos visitantes extranjeros, naturalistas e ilustres, como Ledru, Le Gros, Humboldt y Bonpland, Broussonet, Buch y Smith, Berthelot y Webb, etc,.....(pinchar en este enlace para ver más acerca de estos visitantes)

Jardín de Aclimatación de La Orotava.

(Pinchar aquí para ver enlace de historia del Jardín Botánico de La Orotava)
https://es.wikipedia.org/wiki/Jard%C3%ADn_de_Aclimataci%C3%B3n_de_La_Orotava

             Las alfombras de flores respondían a estas nuevas sensibilidades o tendencias culturales, que vendrían a dar un nuevo brillo a la procesión religiosa, con una manifestación artística tan actual en aquel entonces, políticamente correcta, a la vez ilustrada y romántica, como fueron y son los tapices florales, originarios de El Vaticano y que ya se venían haciendo desde mucho tiempo atrás en las calles de varias localidades de Los Estados Pontificios. Ya hemos citado, en el caso de Bolsena (dentro de Los Estados Pontificios), cómo se implantó la tradición de las alfombras de flores en 1815 como una reafirmación de la celebración del Corpus Christi, que los franceses habían intentado prohibir cuando dominaban la zona.
En esta época muchas de las iniciativas eran llevabas a cabo por particulares, puesto que obviamente las administraciones públicas o El Estado no estaban tan organizados y con tantos recursos como los conocemos hoy en día. 
El siglo XIX, marcado por la crisis del Antiguo Régimen y el triple proceso revolucionario de la revolución liberal, la revolución industrial y la revolución burguesa, la reacción a dichas revoluciones fue La Restauración, que intentó restablecer en la medida de lo posible la situación anterior, potenciando de nuevo las costumbres conservadoras y en especial las religiosas. Ello supuso un gran esfuerzo de las monarquías europeas para defender sus tronos, legitimando la tradición y la alianza entre Trono y Altar, en contraposición a los principios revolucionarios, que ponían en la voluntad general el origen de la soberanía (soberanía nacional contra el derecho divino de los reyes).
Hasta el comienzo de las guerras napoleónicas europeas de comienzos del siglo XIX (1803), la costumbre de las alfombras de flores no parece haber salido de las fronteras de los Estados Pontificios. Estas guerras, y más bien sus consecuencias, pudieron ser el revulsivo que propiciara indirectamente que lo hiciera. El espíritu revolucionario que se extendió por Italia, y que supuso unos cambios y movimientos de personas y de ejércitos de otros países católicos -que acudieron a defender a los Estados Pontificios- y, por otro lado, la Restauración, fueron algunas consecuencias de las guerras napoleónicas. La Restauración se caracterizó por una aguda reacción conservadora y el restablecimiento de la Iglesia católica como poder político en Francia y en otros países que habían sido enemigos de Napoleón (Austria, Prusia, España, Nápoles,...), que se propusieron  cooperar para contrarrestar las ideas liberales revolucionarias.

          La invasión napoleónica de Italia en 1797 no se detuvo ante las puertas de Roma: un año después las tropas francesas entraban en la ciudad. Unidos a los franceses, los revolucionarios italianos exigieron del Papa la renuncia a su soberanía temporal. El 7 de marzo de 1798 se declaró la República Romana y el Papa fue apresado y deportado a Francia. Napoleón Bonaparte quiso regularizar más tarde las relaciones con la Iglesia, lo que quedó plasmado en el Concordato que Francia y la Santa Sede firmaron en 1801. El Papa –lo era entonces Pío VII– regresó a Roma, de donde retornó a París para coronar emperador a Napoleón en 1804. Pero pronto el Papa supuso un estorbo en los planes del emperador, quien en 1809 se adueñó de los Estados Pontificios, los incorporó al Imperio francés y retuvo a Pío VII como prisionero en Savona. Tras las derrotas de Napoleón, el Papa pudo retomar sus posesiones en 1814. Y en el Congreso de Viena de 1815, se reconoció la pervivencia de los Estados Pontificios dentro del nuevo orden europeo, aunque con una ligera merma territorial que fue a parar a poder del Imperio austríaco.

En 1810, el Primer Imperio francés alcanzó su máxima extensión. Además del Imperio francés, Napoleón controlaba o eran sus aliados:
- La Confederación Helvética
- La Confederación del Rin (donde estaba incluido, entre muchos otros, el Ducado de Baden, que luego citaremos)
- El Gran Ducado de Varsovia
- El Reino de Italia (En 1805 Napoleón transforma su República Italiana en Reino de Italia, que incluía territorios en la península italiana junto con Istria, la Dalmacia veneciana y Ragusa, autoproclamándose rey y nombrando virrey a su hijastro, Eugène de Beauharnais. Este reino fue disuelto tras la abdicación de Napoleón en 1814). 
- El Reino de España (donde todavía gobernaba José Bonaparte. España retornó luego a ser gobernada por los Borbón)
- El Reino de Westfalia (fue un Estado monárquico de 1807 a 1813, con capital en Kassel, en el actual territorio de Alemania. Aunque formalmente era un estado independiente, en realidad era vasallo de Francia. Su nombre procedía de la región de Westfalia, pues abarcaba territorio de esa zona. Su primer y único monarca fue Jerónimo Bonaparte, hermano de Napoleón Bonaparte).
- El Reino de Nápoles (gobernado por Joachim Murat, hermano adoptivo de Napoleón. El Reino de Nápoles pasaría luego en 1816 a ser el Reino de las Dos Sicilias, que además incorporaba a Sicilia, retornando a manos de los Borbón-Dos Sicilias)
- El Principado de Lucca y Piombino (Félix Bacciocchi, hermano adoptivo. Este principado pasaría en 1815 a ser el Ducado de Lucca, pasando a ser gobernado por los Borbón-Parma)
-  Y también controlaba a sus antiguos enemigos Prusia y Austria:
     - Prusia (parte de la actual Alemania). Tras la derrota de Napoleón en Rusia en 1813, Prusia se desvinculó de la alianza con Napoleón y pasó a luchar contra la ocupación francesa. (ver http://remilitari.com/cronolog/napoleon/bautzen.htm). Las tropas prusianas contribuyeron de forma crucial en la Batalla de Waterloo de 1815 a la victoria final sobre Napoleón. 
   - Austria.- En 1806, a causa de las guerras napoleónicas, se había disuelto el Sacro Imperio Romano. Posteriormente, la victoria en 1815 frente a Napoleón, reforzó a los Habsburgo, que se convirtieron en los garantes de la Restauración (1815-1848).
        
Tras la caída de Napoleón, el espíritu revolucionario francés continuó extendiéndose por Italia. Los aires revolucionarios que soplaban con fuerza por toda Italia derivaron en corrientes impulsoras de la unidad nacional, que finalmente conseguirían la unificación en 1870. E1831, el mismo año en que era nombrado Papa Gregorio XVI, en cuestión de semanas, todos los Estados Pontificios ardían en la hoguera revolucionaria y se proclamaba un Gobierno provisional. Gregorio XVI no contaba con efectivos militares suficientes para contener un movimiento de aquellas proporciones, por lo que pidió ayuda extranjera que, en esta ocasión, le vino de Austria. En febrero de 1831, las tropas austriacas entraban en Bolonia forzando la salida del «Gobierno provisional», que se refugió en Ancona. Tras dos meses la rebelión quedó de momento sofocada. Con verdadera urgencia se dieron cita en Roma los representantes de Austria, RusiaInglaterra, Francia y Prusia, las cinco grandes potencias del momento, para analizar la situación y elaborar un dictamen sobre las reformas que a su juicio era necesario introducir en la administración de los Estados Pontificios.

Las Guerras Napoleónicas tuvieron grandes repercusiones sobre el continente europeo. Algunas de ellas fueron:
  1. En muchos países de Europa, la importación de los idealismos de la Revolución francesa (ideales de democracia, procesos más justos en los tribunales, abolición de los derechos privilegiados, etc.) dejaron un profundo impacto. A pesar de que las reglas de Napoleón eran autoritarias y no cumplían realmente con los ideales para todos que enarbolaba la revolución, para la mayor parte de la población, que no ostentaba privilegios, resultaban menos arbitrarias y autoritarias que las de los monarcas anteriores. Los monarcas europeos encontraron serias dificultades para reponer el absolutismo prerevolucionario, y se vieron forzados en muchos casos a mantener algunas de las reformas inducidas por la ocupación. El legado institucional ha permanecido hasta hoy. Muchos países europeos tienen un sistema de leyes civiles, con un código legal claramente influido por el código napoleónico.
  2. Se desató un nuevo y potencialmente poderoso movimiento: el nacionalismo.
  3. La guerra en la península ibérica dejó completamente destrozada a España, así como su armada y ejército. Esta situación fue aprovechada por los grupos independentistas de sus colonias americanas para sublevarse contra la metrópoli, influidos por los ideales de las revoluciones americana y francesa. Para 1825, toda la antigua América española, con la excepción de Cuba y Puerto Rico, se había convertido en repúblicas independientes o había pasado a formar parte de Estados Unidos (Florida, Luisiana) o Gran Bretaña (Isla Trinidad).
  4. Sobre todo, se forjó un nuevo concepto mundial de Europa. Bonaparte mencionó en muchas ocasiones su intención de moldear un estado europeo único y, a pesar de su fracaso, este internacionalismo volvería a surgir al transcurrir 150 años, cuando se redescubrió la identidad europea después de la Segunda Guerra Mundial.
  Tras la expulsión de Napoleón Bonaparte en 1814, los aliados restauraron a la Casa de Borbón en el trono francés. El periodo que sobrevino, como se ha indicado, se denominó de La Restauración. Pero los gobiernos franceses de Luis XVIII (entre 1814 y 1824) y Carlos X (entre 1824 y 1830) debieron aceptar algunas realidades surgidas con la Revolución francesa, como la monarquía constitucional, el parlamentarismo, la redistribución de la tierra realizada durante las convulsiones de fin del siglo XVIII y la desaparición de los antiguos gremios artesanales.

  La Europa de la Restauración es una denominación historiográfica para el periodo de la historia política de Europa que va desde la derrota del Imperio Napoleónico (1814 y 1815) a la Revolución de 1848, caracterizado, en la Europa continental, por la preponderancia de las potencias de la Santa Alianza (Imperio de Austria, Reino de Prusia e Imperio ruso) y el denominado sistema Metternich de relaciones internacionales (concierto europeo o Europa de los Congresos: Congreso de Viena -1814-15-, Congreso de Aquisgrán -1818-, Congreso de Troppau -1820-, Congreso de Liubliana -o Laibach, 1821-,Congreso de Verona -1822-); mientras que el Reino Unido se convertía en la potencia dominante en el mundo económico y en las rutas oceánicas, gracias a su ventaja decisiva en la revolución industrial y el dominio de los mares.

        La Revolución francesa y las Guerras Napoleónicas habían esparcido, entre 1789 y 1815, el liberalismo político, el nacionalismo e incluso los inicios del socialismo por prácticamente toda Europa. Los monarcas europeos (Juan VI de Portugal, Fernando VII de España, Fernando I de las Dos Sicilias, Fernando I de Austria, Federico Guillermo IV de Prusia, Carlos X de Francia, etc.) percibieron estos movimientos como una amenaza a sus tronos. En respuesta, intentaron asentar su legitimidad monárquica en la defensa del Antiguo Régimen.

         Las revoluciones de 1848 (la Primavera de los Pueblos o el Año de las Revoluciones en Francia, Alemania, imperio austriaco, estados italianos, imperio ruso, España,...) supusieron una nueva oleada revolucionaria (la tercera) que acabó con la Europa de la Restauración (o sea, el predominio del absolutismo en el continente europeo desde el Congreso de Viena de 1814-1815). Aunque todas ellas fueron reprimidas o reconducidas a situaciones políticas de tipo conservador, su trascendencia histórica fue decisiva. Quedó clara la imposibilidad de mantener sin cambios el Antiguo Régimen, como hasta entonces habían intentado las fuerzas contrarrevolucionarias de la Restauración.

     En España, tras la guerra de la independencia española (1808-1814) y la consiguiente salida de los franceses en 1813, se restauró la monarquía borbónica en la figura del rey Fernando VII (1813-1833). Luego reinaría Isabel II, hija suya y por tanto también Borbón, de 1833 a 1868.

    Es de la línea española (Borbón-Anjou) desde donde se desprenden las líneas de los Borbón gobernantes del Reino de las Dos Sicilias (Borbón-Dos Sicilias), del Ducado de Parma (Borbón-Parma), del Ducado de Lucca (Borbón-Parma) y del Gran Ducado de Luxemburgo (Borbón-Nassau). 

       Esta coincidencia de distintas ramas de los Borbón reinando en Francia, España, Dos Sicilias, Ducado de Parma, Ducado de Lucca, etc,... aumentaba las relaciones entre estos países católicos y también con el de los Estados Pontificios, sede central de la Iglesia Católica, que se vería reforzada en la citada Restauración. Luego veremos que algunos de los primeros sitios en implantar la costumbre de las alfombras de flores fuera de los Estados Pontificios siguen esta lógica y se enmarcan dentro de un renovado esfuerzo por hacer resurgir ciertos ritos religiosos o costumbres conservadoras, que habían decaído como consecuencia de los citados cambios revolucionarios y liberales en toda Europa, y por el afán de los franceses en prohibirlas durante las invasiones napoleónicas.


.............................................................................................................................

             Volviendo de nuevo a la tradición de las alfombras de flores en La Orotava, aunque es lo que afirma la tradición, no está totalmente claro que fuera tomada de la fiesta de flores de Torre del Greco (Nápoles, reino de Dos Sicilias), dado que el Corpus Christi se celebraba en Nápoles con otra tradición diferente: El Festival de los Cuatro Altares. De haber existido en esos años alfombras de flores en las calles de Torre del Greco (o en la actual Erculano, como se explicará más adelante), la costumbre debía de haber sido recientemente traída desde los Estados Pontificios.

      Los únicos lugares que he localizado con una antigüedad anterior a 1803 de la costumbre de las alfombras de flores son las localidades de Genzano (la más conocida) y Gerano (la más antigua). ambas en la provincia de Roma-Región de Lacio- Estados Pontificios.

         Entre 1803 y 1831 se extiende dentro de Los Estados Pontificios a Bolsena (1815. Provincia de Viterbo, región de Lacio), a Cannara y a Spello (1826 y 1831 respectivamente. Ambas en la provincia de Perusa, región de Umbría). Asimismo a Spycimierz - Ducado de Varsovia, en la actual Polonia (1814-1815). Y estoy intentando averiguar si también a Torre del Greco o Erculano, en el Reino de Dos Sicilias (Nápoles)Seguramente también en Vila do Conde y otros lugares de Portugal, aunque por el momento no he encontrado documentación suficiente que lo respalde. Pero de Portugal pasó a Brasil cuando esta aun era colonia, y Brasil se independizó en 1823, luego este dato podría hacer presumir de que es probable que la costumbre se implantara en Vila do Conde u otros lugares en Portugal desde 1820.

Entre 1831 y 1847 la costumbre se continuó difundiendo fuera de las fronteras de Los Estados Pontificios (especialmente en los últimos años, de 1840 a 1847) - no siendo seguramente éstos que se van a citar los únicos lugares en donde se implantó - por las localidades de de Hüfingen - Ducado de Baden - Prusia, en la actual Alemania (1842), de Camaiore-Ducado de Lucca (1844) y de La Orotava-Tenerife-España (entre 1844 y 1847. El primer lugar en Españal).  Debió de implantarse en más sitios, pero en ellos la tradición pudo interrumpirse posteriormente y hoy en día no quedaría ni el recuerdo. Es obvio que sólo podía implantarse en lugares con gran abundancia de flores silvestres (cerca de lagos, ríos o en zonas con gran riqueza hidrológica), puesto que las grandes cantidades demandadas para las efímeras alfombras de flores no podrían ser únicamente suministradas desde jardines particulares y, en esa época, aún no existían ni la floricultura industrial ni por supuesto los viveros comerciales de flores.

       Camaiore pertenecía al Ducado de Lucca (más al norte que los Estados Pontificios, en la actual Toscana italiana), que implantó la tradición casi en los mismos años que La Orotava, pero que pudo tomarla de una de dichas localidades de los Estados Pontificios (probablemente Genzano, pues era con diferencia la más conocida e importante).

          Por otro lado, junto a Nápoles (en la zona de Resina, actual Erculano, y Torre del Greco, ambas a los pies del volcán Vesubio) se encontraba el que se considera el primer parque temático del mundo (Parque Villa Favorita), construido por Leopoldo de Borbón en 1823. Un verdadero "parque de diversión" abierto al público durante los meses de verano y en días festivos, muy exclusivo y para uso de las altas clases aristócratas, diplomáticas y militares de los citados países europeos. Fue todo abandonado tras la salida de los Borbones y tras la unificación de Italia. 

Pinchar aquí para ver artículo referente al parque temático Villa Favorita

Sería interesante averiguar, si es que ello es posible, si las alfombras de flores formaron parte de esas atracciones, en este caso religiosas, ofrecidas a un público ilustrado, a semejanza de las que se realizaban en los Estados Pontificios. No hay que olvidar que la tradición del supuesto origen de las alfombras de flores apunta, tanto en La Orotava como en Hüfingen,  a estas localidades de Torre del Greco y Resina (actual Erculano), limítrofes entre sí. Aunque, por otro lado, los protagonistas en traerlas a La Orotava (Agustín del Castillo) y a Hüfingen (Franz Xavier Reich), ambos con biografías bien conocidas, pudieron perfectamente tomarla de Genzano, pues ambos visitaron o vivieron en Roma (Franz Xavier Reich incluso estuvo en dicha ciudad de Roma dos años estudiando con una beca, como se explicará más adelante).

Parque Villa Favorita

























Italia se unificó con posterioridad y que, en aquel entonces, tanto las provincias de Roma y Viterbo (ambas en la región de Lacio) como la de Perusa (en la región de Umbría) pertenecían a los Estados Pontificios, mientras que Nápoles pertenecía al reino de Dos Sicilias, en el sur de la actual Italia. Eran dos Estados diferentes, sin siquiera el idioma común actual. La clase alta aristocrática, diplomática y militar europea se relacionaba entre sí y frecuentaba tanto Roma (todavía parte de Los Estados Pontificios) como estos puertos costeros de Camaiore o Torre del Greco, que servían de lugares de escala para los desplazamientos en barco.






Tanto en la localidad de Torre del Greco como en la ciudad de Nápoles, el Corpus Christi se celebraba en el siglo XIX con el ritual de las “Cuarenta Horas”. En Torre del Greco evolucionó entre 1810 a 1814 a un particular “Festival de los Cuatro Altares” o “La Octava”, en el octavo día  de la celebración del Corpus Christi. Durante las festividades de Torre de El Greco, en cuatro lugares específicos del corazón de la ciudad, se disponían gigantescos paneles pintados con representaciones de imágenes sagradas, adornados además con arreglos florales llamados "altares". En algunas fuentes se sugiere que se realizaban pequeñas alfombras de flores pero en el interior de los templos, no en las calles. Las cuatro posiciones quedaban expuestas durante tres días y, a la media noche del tercer día, los mejores fogoneros llevaban a cabo desde la torre los tradicionales “fuegos artificiales sobre el mar", iluminando el frente marítimo con un maravilloso espectáculo pirotécnico. El papa Clemente VIII había formalizado el rito de las “Cuarenta Horas” en 1592 para celebrar el centenario del descubrimiento de América por Cristóbal Colón: durante la exposición de las cuarenta horas (el tiempo que tardó desde su muerte Jesucristo en resucitar), de hecho, se imparte a los fieles la bendición eucarística desde cuatro puntos diferentes de la ciudad, para simbolizar los cuatro continentes conocidos. La iniciativa del rito “Cuarenta Horas” fue particularmente apreciada por los gobernantes españoles y napolitanos que comenzaron a repetirla todos los años, de manera que, cuando los Borbones conquistaron Nápoles, continuaron mantenido la tradición. El escritor francés Sthendhal , encontrándose en Nápoles en 1824 , fue testigo de la celebración y, en éxtasis, lo describió en un pasaje de la novela "El Rojo y el Negro".

2)   ¿Por qué se puede afirmar que La Orotava es uno de los primeros lugares fuera de las fronteras de los Estados Pontificios en implantar - de manera duradera-  la costumbre de las alfombras de flores con motivo de las celebraciones del Corpus Christi?

A partir del comienzo del siglo XIX son numerosos los lugares fuera de los Estados Pontificios (en el extranjero o en otras regiones de la actual Italia) donde se producen tapices florales con motivo del Corpus Christi o de otras celebraciones (hasta en 35 países en la actualidad, habiendo sido registrados 1.017 lugares en los cuales se realizan actualmente infioratas). 

Pinchar aquí para ver mapa mundial de lugares con alfombras de flores u otros materiales, realizado por Eduardo Carbone para la Conferencia Internacional de Infioritalia en Unijow-Polonia, en abril de 2016

El 40% de los sitios donde se realizan alfombras artísticas en el mundo se concentran en Italia (a su vez casi el 40% de los sitios en Italia se concentran en la Región del Lacio), país de origen de la “infiorata”, en su gran mayoría con sentido devocional y con el uso de flores, seguida por Brasil (que hereda la costumbre de Portugal), con el 18,6 %, país donde se realizan exclusivamente con propósito devocional y mayoritariamente con serrín coloreado. En tercer lugar España, con el 15%, donde se realizan tanto con flores como con serrín, generalmente con propósito religioso. 

       Según investigaciones recientes, expuestas desde Gerano-Roma, en la Conferencia Internacional de Infioritalia en Unijow-Polonia, en abril de 2016, el 63% de las alfombras devocionales y artísticas realizadas en el mundo se hacen con el uso de flores (es muy importante que en La Orotava no se pierda el uso de las flores y brezos como únicas materias primas, salvo la gran alfombra de arenas volcánicas de El Teide en la Plaza del Ayuntamiento), le siguen con el uso de serrín, virutas, arena coloreadas con el 31% y sólo el 6% mediante la combinación de flores con serrín/aserrín y otros materiales. 

Una cronología no exhaustiva, pero con los ejemplos más significativos de las sucesivas implantaciones de la costumbre de las alfombras, es la siguiente:

  • 1842: Hüfingen- en el Gran Ducado de Baden en aquella época (que fue Estado independiente entre 1806 y 1918, aunque a partir de 1815 perteneció a la Confederación Germánica) – pequeña localidad junto al bosque de Selva Negra, en el sur de la actual Alemania, cercana a la frontera con el Principado de Liechtenstein, fuertemente ligado a Austria en aquellos años. Franz Xaver Reich (1815-1881), un alemán escultor originario de Hüfingen, en 1842-1843 fue becado para estudiar en Roma por el noble austriaco Karl Egon II (1796-1854), último Príncipe de Fürstenberg (principado que se había disuelto en 1806 y fue repartido entre el Gran Ducado de Baden, el Reino de Württemberg y el Principado de Hohenzollern). Franz Xaver Reich había visto la costumbre de alfombra de flores en Genzano, aunque las fuentes también citan -de forma curiosamente contradictoria- que pudo tomarla de la zona de Torre del Greco, concretamente de Portici y Resina (actual Erculano, en las afueras de Nápoles y a los pies del volcán Vesubio). La costumbre en Hüfingen también incluye los altares al paso de procesión, lo cual es una característica del Corpus Christi del área napolitana.      http://www.huefingen.de/179         http://www.huefingen.de/181

Franz Xaver Reich





  • 1844: Camaiore – Ducado de Lucca en aquella época – en la actual región de La Toscana – Italia. Con motivo de la presencia ese año en las fiestas del Corpus Christi del Duque Carlos Luis de Borbón-Parma (que fue Duque de Lucca de 1824 a 1847) se organizaron para embellecer el recorrido de la procesión con alfombras de flores en el suelo. Esta costumbre se erradicó, tras la salida en 1859 de los Borbones del ducado de Lucca y del de Parma, y las alfombras de flores se sustituyen con el paso de los años por diseños realizados con madera tintada de distintos colores (serrín). Cerca de Camaiore y también dentro de lo que fue el Ducado de Lucca se encuentra Turritecava-Gallicano, localidad en el cauce del río Serchio, que se enorgullece de ser la única del valle de Serchio en mantener hasta hoy en día la antigua costumbre de las alfombras de flores.

        • 1844-1847.- LA OROTAVA - ISLAS CANARIAS. De 1844 a 1846 pudieron ser sencillos tapices de ofrenda floral, de unos dos metros y medio por dos de ancho. Y en 1847 sería la primera alfombra de flores a considerar como tal, con una brillante combinación de colores, de tres metros y medio por dos y medio de ancho. Utilizaron pétalos de rosas, geranios y otras flores de diversos tonos. En los años posteriores la costumbre fue rápidamente aumentando en participación y en espectacularidad. Prácticamente no se ha interrumpido desde el año de su creación, salvo en 1891 que se suspendieron debido a un brote de viruela, y en 1897 por las obras en la Iglesia de La Concepción. 


        • Leonor del Castillo Betancourt (nacida en el año 1800) que, según la tradición, fue la que tomó la iniciativa de realizar frente a su casa  las primeras alfombras de flores de La Orotava (realmente la casa solariega de su marido, la Casa de Monteverde). Su iniciativa intentaba hacer resurgir la celebración con alguna pompa de la Octava del Corpus Christi, que se hallaba muy decaída por aquellos años. La decadencia venía fraguándose desde finales del siglo XVIII, debido - como ya se explicó - a las ideas modernizadoras de la Ilustración, pero en  los años anteriores a 1844 habían ocurrido otros sucesos que perjudicaron aún más a este tipo de celebraciones religiosas: la revolución liberal había supuesto la supresión de los vínculos, mayorazgos y señoríos, siendo la época del fin del Antiguo Régimen. En él se venía sustentando la vieja aristocracia, que habían sido en los siglos anteriores los patronos y benefactores de los templos y conventos. Había surgido una nueva burguesía agraria y comercial, tras las desamortizaciones de los bienes eclesiásticos desde 1835 y de las tierras comunales o de baldíos. Si bien es cierto que, en el caso singular de La Orotava, algunos aristócratas supieron reciclarse y reconvertirse en burguesía agraria, adquiriendo muchas tierras y bienes desamortizados.
          Además, en Tenerife hubo una profunda crisis económica desde 1814 a 1840 pues la viticultura sufrió la competencia de los caldos portugueses. A partir de 1850 se implantó masivamente el cultivo de la cochinilla, que trajo una nueva etapa de prosperidad económica (1850-1880). Las cepas de viñedos fueron sustituidas por las nopaleras (tuneras) para la producción de cochinilla. La grana para el cultivo de la cochinilla había sido llevada desde México a Cádiz en 1820, al ver amenazado el monopolio de su cultivo en México, que ya apuntaba a una pronta emancipación. De Cádiz se trajo a las Islas Canarias entre los años de 1824 y 1827.
          LAS TRES ARTÍFICES principales de la primera alfombra de flores de La Orotava (Leonor del Castillo y Betancourt, María del Carmen Monteverde y Betancourt y María del Carmen Monteverde y del Castillo). 
          Los ejecutores materiales parece ser que fueron María del Carmen Monteverde y Betancourt y sus sobrinos los hermanos María del Pilar y Antonio Monteverde y del Castillo (este último según se indica en el artículo de 1894 en La Opinión), así como algún otro hermano. Dado que eran 5 hermanos, también podrían haber participado ese año o los siguientes los tres menores: Fernando (nacido en 1829), Catalina (en 1832) y Luis (en 1834). En el boceto original se indica que participaban 4 o 5 personas, Señoras y Caballeros de la familia.

        • 1851: Primera alfombra de flores de mayores dimensiones en La Orotava, introduciéndose como novedades el brezo quemado como sombra y el brezo picado como fondo.
        • 1852: A los seis años de la primera alfombra, se comienzan a realizar las saragatas o corridos entre las alfombras de flores de La Orotava, para conseguir mayor espacio alfombrado.

      • 1857: Ponteareas – Pontevedra – Galicia - España. Localidad hermanada desde 1985 con La Orotava. Algunas fuentes en La Orotava afirman que la costumbre fue llevada a Ponteareas de la mano de una dama orotavense casada con un magistrado destinado en dicho lugar, extremo que no he podido por el momento verificar. Otras fuentes gallegas cuentan que fue un vecino de la Rúa de Abaixo o Real, el primero que tuvo la idea de cubrir con flores el suelo delante de su casa, imitándolo los demás en los años sucesivos. En 1955 publicaba en el Pregón del Corpus el escritor y dibujante ponteareano Ignacio Vidales Tomé: El Corpus de Puenteareas , en el interregno de 1918 a 1947, venía siendo muy poquita cosa. O dicho sin ambages, una mediocridad. En el aspecto artístico se reducía a tres o cuatro alfombras " florales", de simbolismos tópicos, matizados [. ..} con serrín teñido por analinas de rabiosos colores; y el tiuncno (hinojo) y la espadaña esparcidos. Fue en los años de la postguerra cuando los ponteareanos empezaron a confeccionar las grandes alfombras que ahora se pueden admirar, de muchos metros cuadrados. El comienzo de esta nueva etapa se sitúa en torno a 1945, aumentando desde entonces no sólo en tamaño, sino también en prestigio.

      • 1868: Vegueta- Las Palmas de Gran Canaria – Islas Canarias. Según el criterio insuficientemente documentado o justificado de varios cronistas grancanarios, Domingo J. Navarro (1803-1896) y Néstor Álamo (1906-1994), la idea de realizar las alfombras de flores en Canarias se concibió a raíz de un viaje de Juan del Castillo Westerling junto con su padre Agustín del Castillo a la napolitana localidad de Torre del Greco (puerto marítimo junto Erculano, a los pies del volcán Vesubio). Juan era sobrino de Leonor del Castillo, y un gran artista, discípulo del pintor Federico Madrazo. Según una teoría poco consistente pero arraigada, más bien fruto del ansia superlativa que forma parte de la idiosincrasia de la querida isla hermana, la señorita gran canaria Leonor habría llevado la iniciativa a La Orotava –una vez ya implantada en Las Palmas, claro- al casarse con el orotavense Antonio de Monteverde. Pero la realidad es que Leonor era de madre tinerfeña, luego el contacto frecuente con Tenerife lo tenía desde la cuna, y su enlace matrimonial había sido en 1822, muchos años antes del comienzo de la tradición en La Orotava. También parece muy poco probable que se diera este protagonismo principal de Juan en esos primeros años de las alfombras de flores en Canarias pues, según apunta con buen criterio el historiador orotavense José Manuel Rodríguez Maza, Juan nació en 1831 y en 1846 tendría tan sólo 15 años (y 13 años en 1844, fecha de la primera ofrenda floral con arcos de pipas). El año de 1868 es reconocido por Néstor Álamo como la fecha de la primera alfombra documentada en Las Palmas, esta vez sí, a iniciativa de Juan del Castillo Westerling (1831-1900), que tenía ya por aquel entonces 37 años. La fecha de 1868 es a todas luces lógica y razonable, puesto que Juan del Castillo en 1846 también tenía aún por delante sus años de estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, recibiendo lecciones de su director Federico Madrazo (1815-1894), que había regresado a Madrid en 1842 tras recibir formación en París y Roma. Federico Madrazo fue director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, director del Museo del Prado y pintor de cámara de la reina Isabel II.

      • 1870-1900?: Arucas – Gran Canaria – Islas Canarias.
      • 1877: Arundel - West Sussex - InglaterraEn el interior de la catedral gótica victoriana de Arundel, al sur de Inglaterra, se realiza una alfombra de flores a lo largo de la nave central en honor al Santísimo Sacramento del Corpus Christi. Cuenta la historia que el Duque Enrique, introdujo la costumbre después de haber visto la alfombra de flores en el pueblo de Sutri a las afueras de Roma (pequeña localidad en la provincia de Viterbo, donde también se encuentra Bolsena, en la región de Lacio). La tradición se interrumpió durante la primera Guerra Mundial, pero fue revivida en 1919 y ha continuado desde entonces. En los primeros días, las flores fueron cultivadas y colocadas por los trabajadores de los Duques en la cercana finca de Norfolk. Hoy en día, la mayor parte de las flores no son de cosecha propia, sino que son importadas y suministradas por los floristas y todo el trabajo se lleva a cabo por los feligreses.
        • 1880: Primera referencia escrita acerca de las alfombras de flores de La Orotava, en un artículo del médico Tomás Zerolo Herrera en la revista “La Orotava” (pág.17 del libro “El Jardín artificial”, de Sebastián Hernández Gutiérrez).
        • 1885: Se cubre con alfombras de flores y por primera vez todo el trayecto de la procesión del Corpus en La Orotava, por iniciativa de Alberto Cólogan, ayudado de otros jóvenes amigos suyos.

    Ejemplo de plano de recorrido en la actualidad.



        • 1887: Sitges - Cataluña - España. Es el lugar más antiguo de Cataluña en la tradición de alfombras sus calles en ocasión de las fiestas del Corpus Christi (también son especialmente famosas las alfombras de las localidades de Villanueva y Geltrú, además de la propia Barcelona). Esta tradición se remonta en Sitges al 1887, cuando el artista barcelonés Arcadi Mas pintó un cuadro de flores en las calles. Pero tomó realmente cuerpo en 1952 cuando “Foment del Turisme de Sitges” organizó el tradicional concurso de alfombras de flores, que viene celebrándose ininterrumpidamente hasta la fecha. Paralelamente se celebra una muestra floral de claveles en los jardines de l´Hort de Can Falç siendo el clavel el eje de toda la muestra y celebración. Dicha festividad ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional
        • 1894: Artículo de fecha de 01/06/1894 en el periódico liberal-conservador La Opinión sobre la fiesta de las alfombras de flores de La Orotava, afirmando que la costumbre comenzó 50 años antes, en 1844, refiriéndose a la fecha de la primera ofrenda floral, que consistió en rellenar con flores unos arcos de pipas. Descripción detallada de las alfombras de ese año de 1894, indicando cantidad de personas involucradas, de cestas de pétalos de rosas y geranios y de sacos de brezos dehojados y picados. 
                                             
      • 1897: Tacoronte – Islas Canarias. La familia Machado las organizó en Tacoronte ese año habiéndose suspendido en La Orotava por causa de obras en La Iglesia de La Concepción de dicha villa. Y a partir de ese año la costumbre continuó en Tacoronte.


      • 1883: Genazzano (a 60 Km del sudoeste de la ciudad de Roma) – Provincia de Roma – Región de Lacio - Italia. El festival de la flor mítica, que no es con motivo del Corpus Christi, tiene lugar cada año el primer domingo del mes de julio desde 1883. Consiguió en 2012 el Premio Guiness por la realización Infiorata más grande del mundo: 1.642,57 metros. En la provincia de Roma también hay actualmente infioratas importantes en Arcinazzo Romano, Rocca Santo Stéfano, Pisoniano,…

        • 1901: Artículo de fecha de 10/06/1901 de Antonio Lugo-Viña y Massieu en su entrevista a Mª del Pilar Monteverde del Castillo, en la revista “La Orotava”, acerca del origen en 1846-1847 de la primera alfombra de flores de La Orotava, en cuya confección intervino cuando era joven Mª del Pilar .
                           
        • Es interesante analizar las últimas líneas de este artículo de 1901, puesto que nos permite reconocer nuevamente la resaca de una época de profunda crisis agrícola, tras el colapso del cultivo de la cochinilla a partir de 1880, que no puedo hacer frente a la competencia internacional de los nuevos tintes sintéticos. Además, acababa de suceder la crisis o desastre nacional de 1898, con la pérdida de las últimas tres colonias españolas (Cuba, Puerto Rico y Filipinas), que sumió a la sociedad española en el pesimismo. La crisis se nota en la calidad y baja espectacularidad de las alfombras de flores en 1901, según puede deducirse del texto.  Transcurridos unos años es el monocultivo comercial del plátano en grandes cantidades el que volverá a generar de nuevo a lo largo del siglo XX mayor rentabilidad a las fincas de los terratenientes. El plátano ya existía en las islas desde el siglo XV pero en pequeñas cantidades, y desde aquí fueron llevadas algunas de sus variedades, al igual que el cultivo de la caña de azúcar, a Sudamérica. A partir de 1892 las fiestas del Corpus Christi en La Orotava cobraron una nueva perspectiva, debido a que se unen con las de San Isidro, que se celebraban en la Pascua de Pentecostés, y ello se debe a que se reconoce que por separadas ocasionan excesivos gastos a las arcas municipales.                                     
        • 1905: Primeros tapices florales en la plaza del ayuntamiento de La Orotava, elaborados por Guzmán Codesido Varela y Agustín Monteverde y Lugo.











        1907: San Cristóbal de La Laguna – Islas Canarias. El año anterior una delegación de La Orotava se había desplazado a Madrid para confeccionar una alfombra de flores para la Casa Real, con motivo de la boda del rey Alfonso XIII con Victoria Eugenia de Battenberg, acaecida el 31 de mayo de 1906. Del 26 al 29 de marzo de 1906 Alfonso XIII había visitado Tenerife (dentro de su viaje a varias de las Islas Canarias), pudiendo contemplar el día 28 las calles de La Orotava alfombradas en su honor. Al año siguiente comenzó la tradición en La Laguna, seguramente más conscientes del mérito y belleza de la costumbre. Se atribuye a Luis Marrero, antiguo sacristán de la Iglesia de la Concepción de La Laguna el ser impulsor del Corpus en La Laguna, ya que fue obra de él la primera alfombra de esa época, la cual se situaba en la esquina de la plaza de la Concepción.


        • 1919: Primera gran alfombra en la plaza del Ayuntamiento de La Orotava,  elaborada por Felipe Machado y Benítez de Lugo a sus 83 años. Es en este lugar de la plaza del ayuntamiento donde se ha venido realizando la gran alfombra con arena volcánica de El Teide, permaneciendo el resto del recorrido principalmente con alfombras de flores.

    Felipe Machado (1836-1930)

    Foto moderna de la gran alfombra de arena volcánica de El Teide en la plaza del ayuntamiento

      • 1930: Fucecchio – Florencia- Italia, no tan lejos de Camaiore (a unos 60 Km). Cerca de Fucecchio están Cerreto Guedi y Larciano, donde la costumbre de las alfombras de flores se inició en 1996 y 2006 respectivamente. Aunque algunos estudiosos locales están intentando demostrar una existencia más antigua de la costumbre, que pudo luego interrumpirse.
      • 1940-1950: Taggia, pueblo cercano a San Remo en la Liguria - Italia. En este pintoresco la tradición de la infiorata es muy fuerte en marzo, y en varias ocasiones del año le rinden homenaje a la Virgen Milagrosa con la realización de cuadros con pétalos de flores que son verdaderas obras de arte. La Virgen Milagrosa se llama así porque en 1855 acaeció el milagro donde los ojos de una estatua de la Virgen se movieron repetidas veces. Para el Corpus Domini realizan una inforata embelleciendo sus calles para honrar el paso del Santísimo y como parte de la preparación del altar en la Semana Santa realizan un cuadro en el interior del santuario.
      • 1943: Huamantla, Tlaxcala - México
      • 1943: Tarentoubicada a 20 kilómetros al norte de Pittsburg, Pennsylvania- EE.UU., Holy Martyr's en Tarento es la única iglesia en Estados Unidos que celebra la fiesta del Corpus Christi con alfombras de serrín (sawdust carpets). La ciudad, famosa por sus fábricas de vidrio en el 1800, se convirtió en el hogar de muchos de los inmigrantes alemanes que llegaron allí en busca de empleo. En 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, muchas de las iglesias de todo el país comenzaron a celebrar servicios adicionales (misas, novenas, procesiones, etc.) en el nombre de la paz. Fue así como el sacerdote James MacNamara de la Iglesia del Sagrado Corazón de Tarento, que había visto el uso de aserrín teñido en el seminario de la congregación a la que pertenecía, Spirito Santo en Selva Negra (allí se encuentra también Hüfingen), Alemania, transfirió esa técnica para la realización de tapices para la celebración de la fiesta de Corpus Christi.
      • 1956: Comayagua-Honduras. Es la manifestación mas antigua del país. Mirian Mejía de Zapata inició esta tradición en 1963, en el marco de la apertura de la diócesis de la ciudad. Los materiales son naturales, como semillas, café molido, cáscara de huevo, ajonjolí, frijoles, olotes, flores entre otros.
      • 1963: Ouro Preto, en el estado de Minas Gerais - Brasil. Si bien la tradición afirma que, para la consagración de la iglesia matriz en 1733, los negros habían realizado alfombras, sería en 1963 cuando Nuestra Señora del Pilar fue escogida como patrona de la ciudad y se retomó la tradición de los tapetes (alfombras). Todas las Pascuas se rotan las dos iglesias matrices para su organización. Es así que Nuestra Señora de la Concepción rivaliza con la anterior en la realización de las alfombras mas bellas. Tanto Ouro Preto, como São João del-Rei, Mariana y Diamantina son pueblos brasileños fundados durante la colonización portuguesa y a donde éstos llevaron sus tradicionales fiestas barrocas. La confección de alfombras, fue absorbida por la población e integrándose en la cultura popular, en representación de la devoción y la fe del pueblo de la región. Con los años, la gente se ha especializando, buscando mejores técnicas utilizando en su mayoría serrín y en menor proporción borra de café, trozos de cuero y cal blanca. En algunas fuentes se puede ver que en Brasil muchos creen que la costumbre de las alfombras proviene de Portugal, y que les llegó allí en la época de la colonización. En otras fuentes indican que vino de Azores.

     
      • 1964: Elche de la Sierra, provincia de Albacete – España. Es el lugar donde se originó la técnica del serrín coloreado que luego se difundiera sobre todo por América, sustituyendo a las tradicionales alfombras florales. Se le atribuye su iniciación a Francisco Carcelén que, después de ver las alfombras que se hacían en Tarrasa-Cataluña, en absoluto secreto tiñó la viruta del serrín y -ayudado de doce voluntarios- elaboró las primeras alfombras de serrín, que fueron un verdadero suceso.
               Pinchar aquí para ver un enlace relacionado con el origen de las alfombras de serrín de Elche de la Sierra


      • 1965: Città della Pieve (localidad cercana a Bolsena), provincia de Perugia, región de Umbría, perteneciente a los Estados Pontificios
      • 1965: Geispolsheim, región francesa de Alsacia, localidad cerca de Estrasburgo – Francia. La costumbre provino de Alemania. El recorrido de la procesión está marcado por cuatro altares de madera ricamente decorados y rodeados de alfombras de flores.
      • 1971: Grand Place – Bruselas – Bélgica.
      • 1974: Borraga, provincia de Albacete - España. Por iniciativa del párroco del pueblo y del artista Quijano, borrarreño, se diseñó la primera alfombra de flores en la Plaza Mayor. Desde entonces el pueblo se llena de colores y aroma a mejorana, romero o ajadrea ya que es una zona de abundantes plantas aromáticas.
      • 1974: Almonacid de Zorita, provincia de Guadalajara - España. Adornan las calles por las que discurre la procesión con coloridas alfombras de aproximadamente 1.500 metros, realizadas en viruta y serrín teñidos, cáscaras de huevo o posos de café. 
      • 1979: Noto – Sicilia - Italia.
      • 1979: Funchal - Madeira - Portugal. En el mes de abril se realiza la “Feria de la Flor” (Festa da Flor) en Funchal, sin dudas el mayor evento no religioso del año  y que tiene como eje la flor. En la plaza Restauração es donde se desarrolla la exposición y mercado que atrae a miles turistas de todas partes. Si bien sus orígenes se remontan a 1954, en 1979 comenzaron a realizarse las alfombras flores en el marco de un evento cultural en en la plaza central y a lo largo de la Avenida Arriaga, por donde pasan también jóvenes adornadas con flores.
      • 1984: Casanova de Carinola. provincia de Caserta, región de Campania (cuya capital es Nápoles) - Italia.
      • 1989: Carrión de Los Condes – Palencia – España.
      • 1992: Gambatesa – provincia de Campobasso – región de Molise – Italia.
      • 1994: Ciudad Real, región de Castilla-La Mancha - España. Adornan las calles con alfombras de flores naturales, serrín  y sal coloreadas. Además, se colocan pequeños altares y se engalanan los balcones de las calles por donde discurre la tradición.
      • 1995: Cusano Mutri , provincia de Benevento – región de Campania (cuya capital es Nápoles) - Italia.
      • 1996: Casatori – San Valentino Torio – Salerno – Italia
      • 2001: Harumi, Tokio – Japón.
      • 2004: Ranzi–Pietra Ligure (provincia de Savona, región de Liguria) - Italia.
      • 2005: Torre del Greco (Festival de las Flores de Santa María La Bruna) - Ciudad Metropolitana de Nápoles – región de Campania (cuya capital es Nápoles) – Italia. La tradición aquí para festejar el Corpus Christi consistió hasta los primeros años del siglo XXI en El “Festival de los Cuatro Altares”, o simplemente en “La Octava”, no en un festival de alfombras de flores en las calles.
      • 2006: San’Agnello – Sorrento – Ciudad Metropolitana de Nápoles - región de Campania (cuya capital es Nápoles) – Italia.
      • 2012: Sant’Angelo de Mondragone – provincia de Caserta, región de Campania (cuya capital es Nápoles) – Italia.
     Como ya se ha apuntado, la Villa de La Orotava en Tenerife fue uno de los primeros lugares fuera de Los Estados Pontificios en asentar -de forma relevante y duradera hasta hoy en día- la tradición de las alfombras de flores, involucrando con los años a una parte importante del vecindario y logrando algo espectacular. 

              Pinchar aquí para ver un artículo de Sebastián Hernández Gutiérrez relacionado sobre las características y originalidad de las alfombras de La Orotava

             Por otra parte, son dignos de destacar los casos de las alfombras de flores en Hüfingen (en aquella época en el Ducado de Baden- en la actual Alemania), de Camaiore (en aquella época en el Ducado de Lucca, en Italia, en la actual Toscana, más al norte de Los Estados Pontificios) y por supuesto el de Spycimierz (a 3 km de Uniejow, en aquella época el Ducado de Varsovia, en la actual Polonia, donde las guerras napoleónicas debieron de hacer que alguien llevara la costumbre a los pocos años de iniciarse el siglo XIX).


    El Ducado de Baden  mantuvo sus límites prácticamente sin modificaciones desde 1806 y continuó existiendo hasta la caída del Imperio Alemán en 1918, cuando se convierte en un estado federado de la República Federal de Alemania. Fue gobernado por la dinastía de los Grandes Duques de Baden de 1806 a 1918. Durante las guerras napoleónicas fue parte de la Confederación del Rïn aliada de Napoleón. Antes de las invasiones de Napoléon pertenecía a Austria y pasó a ser parte en 1815, como Estado independiente, de la Confederación Germánica. La Confederación Germánica fue una unión establecida en 1815 por el Congreso de Viena que agrupó a 39 Estados alemanes en una confederación de Estados soberanos bajo la presidencia de la Casa de Austria. Sucedió a la Confederación del Rin, creada en 1806 por Napoleón I en sustitución del Sacro Imperio Romano Germánico.

    En la localidad casi costera de CAMAIORE (actual provincia de Lucca – región de La Toscana)  existió la costumbre de las alfombras de flores desde 1844 hasta aproximadamente el año de 1865, pues luego pasaron a ser de serrín. El independiente Ducado de Lucca fue gobernado hasta 1859 por los Borbón-Parma. El duque Carlos Luis de Borbón-Parma fue Carlos I de Lucca de 1824 a 1847. El Reino de Dos Sicilias (donde se encuentran Torre del Greco y la propia Nápoles) era gobernado por otra rama menor de los Borbones españoles: los Borbón-Dos Sicilias. Todas estas ramas de los Borbones estaban emparentadas y en relativo contacto entre sí, con frecuentes enlaces matrimoniales cruzados. Así por ejemplo, un hijo de Carlos Luis de Borbón-Parma, Carlos III de Parma, casó en 1845 en la ciudad de Frohsdorf -Austria con la princesa Luisa de Francia, hija de María Carolina de Borbón-Dos Sicilias (1798-1870). 
    Es significativo que el comienzo de esta tradición en Camaiore fuera contemporáneo al de La Orotava, aunque en Camaiore más adelante se sustituyera la costumbre por otra de alfombras de serrín. Quién sabe si pudo existir algún tipo de relación no fortuita entre ambas iniciativas, si los protagonistas tuvieron algún tipo de relación intercambiando conocimientos e impresiones o si ambas tomaron como modelo el mismo lugar común de los Estados Pontificios. 
    Hay que tener en cuenta que tanto Agustín del Castillo como otros parientes suyos tenían relaciones en la Corte de España y de otros países. 
    Así por ejemplo, su primo José Joaquín de Monteverde y Betancourt (nacido en 1803), hermano del marido de Leonor del Castillo, fue Guardia de Corps desde 1833 del rey de España Fernando VII y de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias (1806–1878, nacida en Palermo-Sicilia). María Carolina y María Cristina de Borbón-Dos Sicilias eran hermanastras, al ser ambas hijas de Francisco I de las Dos Sicilias, pero la primera hija de la archiduquesa Clementina de Austria y la segunda hija de la infanta María Isabel de España. 
    Además, un hijo de José Joaquín, Tomás de Monteverde, fue Comisionado de sus majestades para diversos encargos: al emperador de Alemania, al emperador de Austria, al Príncipe de Siam,…
    Otros parientes cercanos a Leonor del Castillo que se movieron durante esos años por las potencias que habían participado en el Congreso de Viena de 1815 (para restaurar Europa y luchar contra el liberalismo y el nacionalismo) fueron:
    - Agustín de Monteverde y Betancourt (1797-1875), que se traslada a Rusia para estudiar ingeniería (donde se encontraba su tío el insigne ingeniero Agustín de Betancourt y Molina). Desde 1845 dirige las obras de los ingenieros militares de San Petersburgo. Llegó a ser General de los Ejércitos Imperiales del Zar. Dos de sus hijos, Pedro y Agustín, fueron también militares del ejército ruso. El primero fue Capitán de Húsares y el segundo fue Teniente del Segundo Regimiento de la Guardia Imperial, y participaron ambos en la campaña de Polonia.
    Manuel de Monteverde y Betancourt (1798-1868).- Dados los avatares políticos por los que pasaba España, fue enviado a estudiar a la Universidad de La Habana. Ya de vuelta a España, fue Mariscal de Campo en 1851, Gentilhombre de Cámara de su Majestad, diputado a Cortes, Presidente de la Comisión encargada de rectificar los límites fronterizos entre España y Francia, Comendador de la Legión de Honor Francesa, etc,…
    - Agustín de Betancourt y Molina (1758-1824), el insigne e internacional ingeniero tinerfeño, tío de Leonor del Castillo, fue extraordinariamente bien recibido en noviembre de 1807, en su primer viaje a Rusia, por la familia imperial rusa. Entre sus miembros estaba Isabel Alexevna de Baden, ya Emperatriz, conocida antes de su matrimonio con Alejandro Pavlovich (luego emperador Alejandro I) como Princesa de Baden. Había nacido en Karlsruhe (actual Alemania) en 1779. Una carta de 1809 de Sebastián Lugo-Viña y Massieu cuenta que "bailó con la Emperatriz, en un baile de etiqueta, que llaman allí y otras honras que suelen hacer los Príncipes del Norte a los viajeros ilustres"...
    Por otro lado, Agustín tuvo estrechos vínculos con Alejandro F. de Württemberg, (1771-1833) duque de Wüttermberg, hijo de los Príncipes de Wüttemberg y hermano de María (que llegó a ser emperatriz de Rusia al casarse con Pablo I, padre del citado Alejandro Pavlovich). Alejandro entró al servicio militar en Austria y en 1800 se trasladó a Rusia, cuando reinaba su cuñado el Emperador Pablo I. Primeramente vivió en Letonia y en 1811 fue nombrado Gobernador de Bielorrusia por su sobrino el Emperador Alejandro I. Participó en la Guerra contra Napoleón y destacó en la batalla de Borodino de 1812. Con el Cuerpo de Ejército bajo su mando, ocupó en 1813 la ciudad de Danzig, en la actual Polonia (esta ciudad fue parte de Prusia de 1772 a 1920). En 1822 fue nombrado por el Zar como Director General del Departamento de Vías de Comunicación de Rusia, en sustitución de Agustín de Betancourt. Esta sustitución se produjo como consecuencia de haberse descubierto irregularidades en dicho Departamento de Vías de Comunicación, que supuso el procesamiento de dos generales, altos funcionarios del Estado. El Zar acusó a Agustín de falta de control y puso en su cargo a su tío el Duque Alejandro. Desde un principio el Duque se negó a despachar con Agustín y para mayor vejación estableció sus cuarteles en el palacio del Príncipe Yusopov, sede del Instituto y residencia de Betancourt. Ante estos hechos y el fallecimiento de su hija Carolina, Agustín enfermó del alma y se fue a la tumba el día 26 de julio de 1824. El Duque se vio obligado a rendirle un homenaje póstumo dando parte del deceso y destacando las virtudes del hombre más brillante de su departamento, ordenando a todos los generales, jefes y oficiales presentes en la capital rusa la asistencia al entierro, llevando en sus uniformes la señal del luto.

    (*): Nota: Toda la información anterior, relativa a miembros de la familia Betancourt y Molina, ha sido sacada del libro "La familia de Agustín de Betancourt y Molina. Correspondencia íntima" de Juan Cullen Salazar, siendo descendiente este autor del hermano mayor de Agustín de Betancourt y Molina (José); motivo por el cual custodia el "Archivo Betancourt y Molina" que sirvió de base a dicho libro.

    .......................................................................................................................................................

            

    3)   ¿Por qué es Agustín del Castillo y Betancourt la persona con más probabilidades de haber conocido la costumbre y de haberla transmitido a su hermana Leonor? El papel de la familia Betancourt y Molina y los protagonistas de las primeras alfombras de flores de La Orotova.

    Es en Agustín del Castillo y Betancourt (1805-1870) en quien podrían perfectamente coincidir las cualidades personales y circunstanciales para haber descubierto -solo o acompañado de algún familiar- y tomado buena nota de la existencia, oportunidad, características y diseño de las alfombras de flores o infioratas italianas para incorporarlas a la celebración del Corpus Christi en La Orotava.  

    Agustín del Castillo y Betancourt, IV Conde de la Vega Grande, hermano de Leonor del Castillo (ideóloga de la primera alfombra de flores en La Orotava) y primo hermano del marido de ésta (Antonio de Monteverde y Betancourt), era un infatigable viajero, singular personaje y gran prócer de Gran Canaria, cuyas capacidades intelectuales fueron sobresalientes, así como su actividad inquieta y proactiva a favor de la agricultura y la economía de las islas. Sus raíces paternas son eminentemente gran canarias pero las maternas son principalmente del norte de Tenerife (apellido Betancourt, o Béthencourt en su grafía original normanda). A él se deben dos opúsculos editados a sus expensas sobre el “Análisis de algunas aguas minerales de Canarias en 1844” y otro de “Observaciones prácticas sobre el cultivo del Imphy en 1857”. En el primer caso llevó a Paris para su análisis algunas muestras de las aguas de Valle de San Roque, de Teror y Firgas y del agua sulfurosa de Sabinosa de la Isla de El Hierro. Introdujo semillas del cultivo del Imphy (caña azucarada, para hacer aguardiente) en Canarias y las distribuyó por varias islas. En Tenerife se las remitió a su primo José Joaquín Monteverde Betancourt (esto confirma que había una estrecha relación entre ellos) y a su sobrino Antonio de Monteverde y Castillo (hijo de su hermana Leonor del Castillo). También se debe a Agustín la introducción en las islas y especialmente en Gran Canaria de las semillas de los tomates, cultivo que aportó gran riqueza a las islas.
    Agustín se recorrió a lo largo de su vida gran parte de Europa, aunque especialmente anduvo por Inglaterra, Francia e Italia. Sentía predilección por Francia, a donde acudía a tomar baños minerales, con el fin de aliviar la doliente irritación cutánea que sufría y que le impedía tomar o estar al sol.
     
     A G U S T Í N   D E L   C A S T I L L O   Y   B E T A N C O U R T

    La educación de Agustín del Castillo fue muy esmerada, como la de todos los miembros de la familia Betancourt y Molina (esta familia es el nexo en común entre Leonor y Agustín del Castillo y Betancourt, Mª del Carmen Teresa y Antonio de Monteverde y Betancourt y Pilar de Monteverde del Castillo, todos ellos protagonistas de la primera alfombra de flores en La Orotava). Sus abuelos Agustín de Betancourt-Castro y Jacques-de-Mesa (1720-1795) y Leonor de Molina y Briones (1732-1808) sobresalían por su esmerada educación y tenían una preocupación casi obsesiva por la de sus hijos, que complementaba a la que recibían de los frailes de Santo Domingo y a la que recibieron de los agustinos, franciscanos y jesuitas del Colegio de San Luis, hasta 1767, pues ese año Carlos III decretó la expulsión de estos últimos. Agustín de Betancourt-Castro fue presidente de la Real Sociedad de Amigos del País de Tenerife, participó en la famosa Tertulia de Nava y tenía una biblioteca familiar con una importante cantidad de libros. Leonor de Molina, hija del marqués de Villafuerte, fue una mujer inquieta y preocupada de dotar a sus hijos de una completa formación. Tuvo una intervención crucial para el desarrollo intelectual de sus once hijos. Una prueba de dicha educación exquisita, entre otras, fue la irrepetible figura y proyección internacional de su hijo el insigne ingeniero Agustín de Betancourt y Molina (1758-1824), que destacó extraordinariamente en su época. Fue el padre de la ingeniería en España y también de Rusia, a donde acudió desde París tras estallar la revolución francesa. Otro de ellos, María del Pilar (1768-1850), madre a su vez de Agustín del Castillo, debió también trasladar a sus tres hijos estas mismas inquietudes intelectuales.
    Sabino Berthelot
    Obispo Vicente Román y Linares
    El francés Sabino Berthelot, en su primera estancia en Tenerife (1820-1830), residió tres años en La Orotava hospedado en una parte de la Casa de Franchy, cuando aun albergaba en sus jardines el famoso drago centenario y estando deshabitada  por sus propietarios, esfrascados en un pleito familiar por la herencia de los mayorazgos. En 1824 había abierto el primer colegio particular de Canarias, que pudiera servir de escalón entre la enseñanza elemental y los cursos científicos de la Universidad de San Fernando en La Laguna, y que comprendía las enseñanzas siguientes: historia sagrada, lectura, gramática, latín, francés, inglés, matemáticas, geografía, música y dibujo. Este liceo, regido por un francés sospechoso de ideas subversivas, en una época en que el gobierno absoluto recobraba el poder y las autoridades reales frenan todo intento renovador, no inspiraba suficiente confianza a las autoridades y éstas encontraron razones morales y religiosas para pedir y obtener su clausura. El obispo Vicente Román y Linares, bien conocido por su intolerancia y primer obispo de la Diócesis Nivariense, estimó que el Liceo de La Orotava era una escuela peligrosa e impía, y ello fue el fin de la institución, pues forzó al Capitán General Teodoro Uriarte a su cierre. La Universidad había quedado suspendida de 1823 a 1825 (había sido fundada en 1817), también acusada de foco impío y rebelde. Fernando VII la volvió a clausurar desde 1830 hasta 1833, año en que el rey murió y fue reabierta por la nueva reina regente. 
    Es una lástima que Berthelot no hubiera continuado residiendo en la Orotava en los años del origen de la costumbre de las alfombras de flores, pues a buen seguro hubiera documentado los hechos con todo detalle, como era su costumbre y afición. 
    Pues bien, algunos lugares que Sabino Berthelot destaca en las memorias de su primera estancia, por la gran profusión y belleza de sus flores (“Miscellanées Canariennes”, Tomo I de la Historia Natural de las Islas Canarias, publicadas en París en 1839), son La Rambla de Castro y, por supuesto, el bello complejo florístico de las Cañadas del Teide. Según él mismo indica, la Rambla pertenece a la familia de los Bethencourt-Castro, es decir, a la familia Betancourt y Molina que nos ocupa (desde varias generaciones atrás el beneficiario del mayorazgo estaba obligado a apellidarse Betancourt-Castro, o Bethencourt-Castro, como se volvió a utilizar una vez que ya no era un problema parecer un afrancesado, sino todo lo contrario), y la describe de la siguiente manera: “Esta encantadora propiedad está situada cerca del mar, en la parte baja de Los Realejos. El propietario le saca un asombroso producto a este terreno en pendiente y cortado por barranquillos. Me gusta vagar por sus senderos serpenteantes cubiertos por una espléndida vegetación, escuchar el rumor de la espumosa cascada que se precipita entre las rocas para después discurrir sosegadamente sobre un SUELO ESMALTADO DE FLORES. Las viñas hacen gala de sus dorados racimos y las huertas, de los más hermosos frutos. Contemplando la Rambla de Castro no parece que en ella haya intervenido la mano del hombre: es como si aquí se hubiesen creado los jardines de Armida…”. La familia Béthencourt-Castro tenía por tanto a su alcance extensas propiedades de donde disponer de gran número de flores, que crecían junto a las zonas de regadío, embelleciendo las fincas y sus caminos, así como para ornamento de las casas, y que con toda probabilidad fueron utilizadas en las primeras alfombras de flores del Corpus Christi de La Orotava. A la Rambla de Castro se sumaba la finca Jardín o Zamora en El Realejo Bajo (de 65 fanegadas de nopales, papas y millo de riego y de secano, trigo y chicharros de secano, cebada, pastos y eriales), y otras, al ser de los principales propietarios de tierras tanto en El Realejo Bajo como en el Alto.

    El mismo patrón de extensas fincas dedicadas a la agricultura, incluso en otros municipios de la isla, se repite en esa época en otras familias terratenientes de la antigua nobleza y residentes en las casas solariegas del casco de La Orotava, lo que les permitió disponer con facilidad del suministro de flores sobrantes necesario para confeccionar cada año los tapices de flores y consolidar esta tradición, que como es sabido en sus inicios era de ámbito familiar, cuando aún no existían la floricultura industrial ni, por supuesto, los comercios de viveros de flores. Como se indicó en el Programa de las fiestas con motivo del Centenario de las Alfombras, año de 1947, en los primeros tapices de flores se utilizaron pétalos de rosas, geranios y otras flores de diversos tonos. La propia Leonor del Castillo Betancourt,  figura en 1849 entre los diez primeros contribuyentes o propietarios (de fincas e inmuebles) de La Orotava (véase “Repartimiento de la contribución territorial para 1849. Archivo municipal de La Orotava”.  Al figurar ella, y no su marido, podría pensarse que ya era viuda. Pero la fecha de fallecimiento de Antonio de Monteverde (nacido en 1793) no la he encontrado documentada (aunque se sabe que dictó sus últimas disposiciones ante notario en 1837). Desde luego, en una de las fotos que se muestran a continuación, por su aspecto se diría que en ese momento superaba en edad  la sesentena, que nos situaría en el año 1853.
    Antonio de Monteverde y Betancourt, en ambas fotografias sentado y leyendo
    Leonor del Castillo y Betancourt

      
    4)   ¿Por qué Genzano, localidad de Los Estados Pontificios, es el lugar con más probabilidades de haber difundido la costumbre fuera de sus fronteras? Atractivos de la localidad de Genzano y de sus alrededores.

    Es probable que la mayor envergadura y repercusión internacional de Genzano la hiciera el escaparate donde se pudieron inspirar los diferentes personajes que divulgaron la costumbre fuera de Los Estados Pontificios, como herramienta para potenciar las Octavas de la celebración del Corpus Christi. 
    Incluso es posible, aunque no definitivo, que Agustín contemplara o tuviese conocimiento de las infioratas de Genzano, por encontrarse cerca de Roma y el Vaticano, y junto a dos lagos de gran interés científico para nuestro personaje: los lagos de Nemi y Albano. Incluso por otros atractivos naturales o arqueológicos, o por su cercanía con la residencia de verano del Papa, como se explicará a continuación. Pero, si fue Genzano, tuvo que ser antes de 1845, pues el festival de infiorata de Genzano se interrumpió de 1845 a 1864 (casualmente es la misma época en la que existió la tradición de flores en Camaiore, cambiando luego a alfombras de serrín).
    El historiador italiano Francesco Dionisi es de la misma opinión, y en 1976 publica en el periódico “La Squilla” que “Nel 1847 Donna Maria Teresa di Monteverde y Bethencourt e Donna Leonor Pilar Monteverde y Castillo fecero a La Orotava, nell’isola di Tenerife la prima “ ALFOMBRAS DE FLORES “ o tappeto floreale davanti al loro palazzo in occasione dell’Ottava del Corpus Domini : l’iniziativa ebbe successo e le “ alfombras de flores ” si svilupparono sempre di più, tanto che le Infiorate di La Orotava, di origine nobile, sono divenute le più artistiche e le più belle del mondo (las más artísticas y bellas del mundo).
    “Da La Orotava, che probabilmente ispirò le Infiorate di Genzano (o sea, que probablemente se inspiró según su opinión de las alfombras de flores de Genzano), l’usanza si diffuse in altre città delle Canarie, quali Las Palmas de Canaria, Arucas, Mazo, El Paso, Laguna e Tacoronte. Nel 1906, il Re di Spagna Alfonso XIII ammirò l’Infiorata di La Orotava e ne rimase così entusiasta che invitò gli artisti Orotavensi a recarsi a Madrid per comporvi un’Alfombra de Flores in Plaza de Toros. Successivamente altre città Spagnole seguirono l’esempio: tra le quali Puenteares, Sitges , Moià, Argentona, San Justo Desvern, Bueu, Valencia e Lerida”.
    En el año de 1843 el Papa Gregorio XVI visita Genzano, que le dedica el festival de flores de ese año. Por otra parte, Castel Gandolfo es una pequeña localidad italiana situada a orillas del lago Albano. El municipio es muy conocido por encontrarse allí la residencia de verano del Papa. La Residencia Papal es un edificio del siglo XVII que fue diseñado para el Papa Urbano VIII, añadiéndose un chalet colindante en época de Pío XI. El Palacio Papal estuvo deshabitado desde 1870 hasta 1929.

    Ya indicamos anteriormente que la tradición afirma que Torre del Greco o Erculano (ambas a los pies del volcan Vesubio, en el Reino de Dos Sicilias) es de donde provendrían respectivamente  las costumbres de las alfombras de flores de La Orotava y de Hüfingen (Ducado de Baden, en la actual Alemania). Pero, de haber sigo así, estos lugares debieron, en tal caso, haberla tomado recientemente de Los Estados Pontificios, seguramente de Genzano. Como se ha explicado, en Erculano (en aquella época se llamaba Resina) existió el Parque Villa Favorita, primer parque temático del mundo, que da a entender que este lugar recibió muchos viajeros en aquellos años.

    Si damos por válido que en el origen de la iniciativa de las alfombras de flores de La Orotava existió un viaje de Agustín del Castillo a Torre del Greco, localidad en la costa napolitana que también podía servir como puerto de escala, podríamos añadir como hipótesis que en éste o en otro viaje visitó Roma y El Vaticano, en Los Estados Pontificios, fronterizo con el de Dos Sicilias. No parece descabellado suponer que un gran viajero como Agustín del Castillo tuvo que haber visitado en algún momento de su vida, o en varios, Roma y El Vaticano. Tampoco sería de extrañar que, una vez en Roma, se acercara a los lagos de Nemi y Albano, a sólo 30 y 18 kilómetros respectivamente al suroeste del centro de Roma. Allí podría tomar baños minerales, como acostumbraba realizar en sus viajes a Francia, analizar sus aguas minerales y disfrutar del magnífico paisaje de esos lagos inmersos en enormes calderas de origen volcánico. Son numerosos los grabados y acuarelas, de estilo romántico, en la primera mitad del siglo XIX que retratan el entorno del lago de Nemi, lugar de gran belleza natural. Este periplo, itinerario lógico para su formación intelectual y para su afición por los baños y las aguas minerales, le hubiera permitido sin duda conocer la existencia del festival de flores de Genzano, cuya fama había traspasado ya la península itálica. Quizás incluso coincidiera con la celebración del festival.
    La pequeña y pintoresca localidad de Genzano, en el territorio de los Castelli Romani, está a los pies del lago volcánico Nemi y muy cerca del lago también volcánico de Albano, mayor y más profundo. Ambos están situados sobre un cráter común volcánico inactivo, con una cámara de magma de la que se filtra dióxido de carbono que asciende entre las rocas y pasa al agua. El uso del CO2 como recurso terapéutico incluso hoy en día se recomienda en la práctica médica, ya que se ha demostrado en diversos estudios médicos sobre los efectos del CO2 a nivel micro circulatorio que favorecerían directamente en la reducción notable de las lesiones cutáneas que aparecen en la psoriasis y en la psoriasis fotosensible. Por otro lado, en la época antigua, los más famosos santuarios en Italia de la diosa Diana - análoga a la Artemis griega -, diosa del elemento húmedo y de las aguas termales (porque la acción de la Luna se ejerce sobre todo sobre el agua y porque el agua atrae la caza. Además es patrona de los bosques, de los animales salvajes, guardián de manantiales y arroyos, y otras muchas atribuciones), fueron Capua, Nemi (concretamente el pueblo de La Riccia, en los aledaños de Genzano, del que se contaba que allí se adoraba a la misma Artemis de Táuride, llevada a Italia por Orestes) y el del monte Aventino en Roma. Cerca del lago de Nemi se encuentran un bosque y un lugar de culto dedicado a la diosa Diana ; " Nemi ", de hecho, Nemi toma su nombre de Nemus Dianae, bosque sagrado dedicado a la diosa Diana. Era un lugar popular de entretenimiento de los antiguos romanos. La construcción antigua romana dedicada a ella, el templo de Diana, originalmente estaba situada en las orillas del lago pero ahora se encuentra relativamente lejana debido a la disminución de la cota del nivel del agua. El emisario que también se conserva, igualmente de la época romana, en su tramo subterráneo es de 1.650 metros de largo, pasa por debajo de Genzano a través de la cerca del cráter del volcán de Lazio.

     


    Desde antiguo el lago Nemi fue objeto de una leyenda relativa a dos barcos fabulosos de tamaño gigantesco, construidos en la época romana, que habrían sido enterrados en el fondo del lago por razones misteriosas. Esta leyenda comenzó a circular probablemente en el siglo I dC, y luego a lo largo de la Edad Media , acrecentada por el descubrimiento ocasional de artefactos extraños de los pescadores del lago. Los dos barcos, de 70 metros de largo y más de 25 de ancho, habían sido construidos por el emperador Calígula , en honor de la diosa egipcia Isis y la diosa local Diana, patrona de la caza, utilizándolos como palacios flotantes en los que vivir o quedarse en el lago, o con los que simular batallas navales. Pero después de su muerte en el año 41 dC, el Senado romano (del que el emperador había sido opositor político amargo) destruyó todas las obras de Calígula para borrar su memoria, incluidas las naves de Nemi, que fueron hundidas en el fondo del lago. Desde entonces, la historia de los barcos, en combinación con la memoria de su magnificencia, pronto se convirtió en leyenda. Ya desde mediados del siglo XV se hicieron intentos de recuperación de los barcos con la ayuda de una gran balsa y la intervención de los nadadores genoveses. Fueron recuperados algunas fístulas de plomo que permitió en esa época una datación más precisa del momento de la construcción de los barcos. Casi un siglo más tarde, en 15 de Julio de 1535, se hizo un intento utilizando una especie de campana. En 1827 se reanuda la exploración del fondo del lago con una campana Halley y se recuperan algunas pequeñas partes de los barcos. En 1895 un buzo experimentado identifica uno de los barcos y recupera la cabeza de un hermoso león de bronce y otros materiales y reliquias que confirman el uso del lago como  lugar de rituales sagrados y simulacros de batallas navales. La recuperación completa de los barcos se llevó a cabo de octubre de 1928 a octubre de 1932, haciendo descender el nivel de lago mediante bombas de achique del agua. Después de esa operación, incluso después de que el posterior relleno, el nivel de agua del lago nunca volvió a su cota original. Para descargar el agua aspirada desde la extracción de agua incluso se utilizó una salida artificial existente, que se remonta a la época romana, restaurado con motivo de la recuperación de los buques. Sin embargo, la noche del 31 de mayo de 1944 se produjo un incendio supuestamente intencionado, que duró hasta el 1 de junio, que destruyó las dos naves y la mayor parte de los artefactos que se guardaban junto a ellos. 

    5) Italia, cuna de la horticultura ornamental y de la floricultura industrial.

    Durante siglos en la actual Italia existió una floreciente tradición por la horticultura ornamental. Los jardineros italianos de la zona de la Riviera de Liguria, La Toscana y los lagos fueron desde entonces conocidos por su habilidad en la creación de jardines preciosos y de gran espectacularidad. La floricultura italiana moderna nace en Italia en las zonas del Gran Ducado de la Toscana y del reino de Cerdeña (a él pertenecía la Riviera de Liguria, también conocida como Costa Azul italiana) poco antes de la unificación del país (1870). Ya en 1764 está documentada la existencia de cultivos en la Costa Azul italiana de claveles, rosas, anémonas, ranúnculos,… que en la estación invernal son enviados a París y Londres. Muchos consideran 1872 como fecha del nacimiento de la floricultura moderna, cuando se inaugura la línea ferroviaria de Génova a Ventimiglia (localidad en la frontera con Francia), que abre nuevos horizontes para la floricultura. Pero el auténtico desarrollo de la industria florícola moderna surgió en los primeros años del siglo XX en la zona de la Riviera de Liguria (Costa Azul en su lado italiano: San Remo, Ospedaletti, Coldirodi, Ventimiglia, Taggia, Vordighera, Vallecrosia, etc,…) y más modestamente en La Toscana (donde su crecimiento fue más lento y gradual), gracias a la producción en grandes cantidades de flor cortada y follaje. El nacimiento de la línea férrea permitió el transporte de la flor cortada de estas zonas de clima temperado a las grandes ciudades del norte (de Austria-Hungría, Alemania, Francia, Rusia, Suiza,…). La costa de Liguria pasó a conocerse como «La Riviera dei fiori». En las últimas décadas del siglo XX, con el desarrollo y crecimiento del transporte aéreo y la globalización de los negocios y mercados, el liderazgo ha pasado a Holanda, relegando a Italia al segundo lugar. Holanda resultó ser más efectiva a la hora de gestionar el enorme crecimiento en la demanda/suministro de flores y, por consiguiente, se ha convertido en el centro mundial en términos de distribución. Aproximadamente la mitad de las flores cortadas producidas en Italia son enviadas actualmente a las subastas de flores holandesas aunque recientemente, ya en el siglo XXI, la situación está cambiando de nuevo a favor de la floricultura italiana.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario